entrevistas

Entrevista a Tamikrest. Cuando el fuego es la única precipitación en el desierto.

29-07_20-30_tamikrest

El mundo suena.

El término músicas del mundo fue creado como parte de una amplia estrategia de marketing, surgida de una reunión de los agentes empresariales detrás de la edición y distribución de estas músicas exóticas y difíciles de situar en el mercado, desarrollada en conjunto a finales de los años ochenta. Se trataba de saber dónde emplazar, en las estanterías de una tienda de discos, aquellos que no encajaban claramente en los géneros ya existentes, definidos por el criterio y el mercado occidentales. No sólo no dice nada de a qué suenan estas músicas, ni las valora en sí mismas, sino que presupone que “el mundo” del que provienen son los países en vías de desarrollo, a ser posible del hemisferio Sur o de Oriente, es música de pobres y morenos,  de exóticos y primitivos. De gente que come con las manos.

Este es el paternalismo mistificador que ha alimentado durante siglos el espíritu colonialista, y que extrae los hechos culturales de su contexto para esterilizarlos y transformarlos en comodidad aséptica. Son destinos turísticos en forma de grabación gramofónica. Frente a defensores de este falso estilo, como Peter Gabriel, nos encontramos críticos que disienten con criterios más de fiar, como David Byrne.

Mucho ha cambiado desde entonces, y esto seguramente se deba en parte a la enorme cantidad de nuevas ediciones y reediciones de músicas del mundo que, contextualizadas y distribuídas de otro modo, llegan a otro público. Subliminal Sounds, Honest John´s, Soul Jazz y otros sellos ya no se dirigen comercialmente (sólo) a los amantes del ecoturismo. Este cambio en la percepción lo podemos observar en la enorme lista de colaboraciones entre músicos indie de renombre, y las nuevas estrellas anónimas africanas. Damon Albarn de Blur, miembros de Tv on the Radio, Chris Eckman de los Walkabouts, Dan Auerbach de Black Keys figuran entre las personalidades del pop reciente que se han acercado a la zona del Sahel, con diferente acierto, a empaparse de la música que allí se toca.

Es así que, el 20 de marzo de 2012, y con el ambiente muy calentito en Mali (cinco meses después, el grupo salafista Ansar Dine detiene a un miembro de la banda mientras este intenta salvar sus guitarras), Tinariwen tocan en el Teatro Lara de Madrid. Hablan francés, y cantan en tamachek, lo que dificulta la comunicación notablemente. Entre un público propio de un concierto de rock sólo se ve un pequeño grupo de espectadores norafricanos, para los cuales el filtro que supone pagar 32€ de entrada no ha sido suficiente obstáculo. Ellos son los únicos que levantan banderas malienses en el concierto,y que se yerguen emocionados al oír ciertos fragmentos de las letrasde la banda. El resto nos meneamos hipnotizados, atrapados en butacas de teatro, ante el poder de una música que parece contactar con un ritmo terrestre,  un trance que dilata el tiempo y a la vez hace su paso más tolerable y plácido.  Repetitiva y llena de espacio, es una música que se toma su tiempo para vibrar en el aire y ocupar todo el volumen de la sala, llenándola y pidiéndole que se deshaga de techo y paredes. Todos entendemos este ritmo, pero su inseparable mensaje combativo y la tristeza, el color de sus letras, quedan ocultos en el directo.

Fuego sobre la arena del desierto.

Es en el norte de Mali y Níger donde se concentra la mayor cantidad de tuaregs, un pueblo nómada que vive entre países. Al quedar cortados, con la consolidación de los estados africanos y sus fronteras, sus caminos tradicionales de tránsito en la zona del Sahel, y ser discriminados continuamente, empiezan a exigir un estado que puedan considerar legítimamente suyo. Esta reclamación da lugar a rebeliones tuaregs en los sesenta, los noventa, 2006 y 2007, reprimidas posteriormente mediante masacres por los ejércitos de Mali y Níger.

No es este el origen único de la situación actual, en la que hay varios agentes con diversos programas e intereses. Los tuaregs nacionalistas Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad, procedentes de Libia tras la caída de Gadafi, persiguen la creación de un estado independiente Tuareg, aliándose así con facciones radicales islámicas para lograrlo. El grupo salafista tuareg Ansar Dine, involucrado en las revueltas de los noventa, sigue siendo el más fuerte sobre el terreno, y el autor del ataque relámpago a Konna, ciudad-puerta en el camino hacia la capital Bamako, tras la instauración del estado independiente de Azawad. En el territorio está también el grupo armado Al Qaeda en el Magreb Islámico, con activos procedentes de la facción salafista de la guerra civil argelina. Es el colectivo de grupos islámicos radicales el que se queda con el territorio de Azawad, al dejar fuera al MNLA por oponerse al integrismo islámico y la implantación de la Ley Sharia.

Es sobre este tablero de juego, que se realiza un rápido movimiento militar por parte de Ansar Dine el 9 de enero que hace que Francia se salte dos días después, no sólo sus palabras de no intervenir directamente en Mali, sino el cronograma de actuación que impone la ONU, y bombardee Mali en una veloz operación. Traicionando sus previas palabras, y su programa electoral, un triunfal y salvavidas Hollande, presume de haber derrotado a los rebeldes -que más bien se han replegado-, y oculta unas cifras  bastante menos triunfales: frente a 2 muertos rebeldes, se registran 14 civiles en la ciudad de Konna. Este acto no sólo parece estar orientado a sanear una zona de severo conflicto,  que hoy día es declarada por la ONU como catastrófica y con peligro de transformarse en una espiral de violencia. En él quizá se podrían observar, además, intereses estratégicos por parte de Francia, sumados a su manifiesta oposición al modelo islámico y la amenaza que éste supone al modelo occidental de sociedad.

Porque la teatralidad de Francia a la hora de hacer parecer que fue la urgencia lo que motivó el bombardeo, a la luz de sus intereses parece más una impostura. No sólo parece querer el oro y el uranio de Mali, sino que, tras sus intervenciones en Costa de Marfil y Libia, parece que el ojo lo tenga ahora puesto en desestabilizar y recolonizar Argelia. Parece así, más que claro, que poscolonialismo es hoy un término inútil, en plena carrera recolonizadora africana. Y en esta carrera, facciones de la tan combatida por occidente Al Qaeda, están siendo instrumentales para los intereses europeos.

A esta caótica lucha de poderes hay que añadir que Malí es uno de los países más pobres del mundo, que ha visto recortadas severamente las ayudas de los países extranjeros. También es escenario de contrabando y de tráfico de drogas.

Sin embargo Malí, por encima de todo esto, es un país que cuenta entre sus más importantes recursos una cultura riquísima y, sobre todo, una música que se yergue imponente sobre las dificultades y luchas que han machacado esta tierra durante décadas. Paradójicamente, o no, la música gestada en Malí tiene una particularidad: ofrece paz al espíritu. Una paz no contemplativa, rítmica, cálida. Transmite una festividad relajada aún estando sustentada sobre tristeza de largo recorrido.

Con una situación de tal calibre en su país, es como nos reunimos el 7 de febrero en el Casino Antiguo de Castellón con los miembros de Tamikrest antes de su actuación en el festival Tanned Tin. Son tímidos, de mirada huidiza, y transmiten honestidad. Un grupo extraño al que entrevistar en medio del boato de un casino antiguo. Dado que además aparecen visiblemente cansados,  tenemos que hacer dos entrevistas en una, la de David de Nomepierdoniuna y la nuestra.

tAMIKREST2

¿Cómo surge la mezcla de estilos en Tamikrest, mezclándose las bases rítmicas propias de la música tradicional de su zona con psicodelia, reggae, guitarras eléctricas?

Nosotros partimos de la música tradicional de nuestro país, y nunca hemos estudiado música. Lo que sabemos lo aprendimos de tocar con nuestros amigos, o escuchar en la radio música europea, americana, o de otros lugares como puedan ser Pink Floyd, Bob Marley o Jimi Hendrix, cuya música adoramos.

Otros artistas han hecho este tipo de música antes que nosotros, y nos reconocemos como hijos y herederos de Tinariwen. Con ellos compartimos no sólo el sonido, también el exilio.

Hasta ahora habéis participado fundamentalmente en festivales de World Music. Más que en festivales de música pop-rock como el Tanned Tin, que tiene un carácter mucho más anglosajón e imbricado en el pop y el rock. ¿qué expectativas tenéis de vuestra participación en este festival y de la reacción de su público?

Nuestra música es una mezcla de todas las músicas, la consideramos universal y no piensamos en fronteras. Tenemos influencias del blues, y del pop al mismo tiempo que de la música folclórica con la que crecimos. No vemos una diferencia tan grande entre un festival y otro, porque para nosotros todo es música igualmente.

La música es parte fundamental de la cultura en Mali. ¿cómo viven la música cotidianamente en Mali? Tocábais vosotros en fiestas en las calles, en familia…

Nuestra música utiliza instrumentos que han sido utilizados antes de maneras similares, con la diferencia de que, en nuestro caso, es el vehículo con el que transmitir un mensaje revolucionario. La consideramos un medio revolucionario que intenta transmitir un mensaje.

Su objetivo es transmitir un mensaje claro de respuesta y  defensa de los pueblos nómadas autóctonos del país.

A vuestra música se la ha denominado con el término “ishumar”, que ha sido traducido como “música de los desempleados”, ¿nos podrías explicar qué es esto, y qué papel tiene en la sociedad maliense?

No sólo es una música de gente desempleada, sino revolucionaria. Es una defensa del pueblo tuareg, que tras las divisiones internacionales que se hicieron en el territorio que habitaba, quedó dividido en una zona amplísima. Repartidos en Libia, Argelia, Mali, Burkina Faso es un pueblo que quedó desplazado. Intentamos defender a este pueblo tras la injusta política que se les ha aplicado, y devolverles dignidad con nuestras canciones.

Chris Eckman, del veterano grupo de Seattle, The Walkabouts grabó vuestros dos discos, ¿Cómo fue para vosotros tocar con alguien occidental, blanco, y de un origen aparentemente tan distante?, ¿Cómo os conocísteis?.

En 2008 nosotros no teníamos ninguna repercusión en los medios de nuestro país, se nos consideraba música revolucionaria, es decir, no deseada. Ese año tuvimos la suerte de conocer a Eckman en una tienda de campaña que estaba al lado de la nuestra en el Festival del Desierto, y nos hicimos amigos, a partir de ahí fue un proceso muy natural que culminó en la grabación del disco.

Los dos discos los grabásteis en Bamako, una ciudad que anteriormente era conocida por su vibrante escena musical , y en la que ahora las salas de conciertos y música han quedado cerradas o destruidas a raíz de los conflictos. ¿dónde grabaréis el siguiente?

Dada la situación ya no vivimos en Mali, vivimos en Argelia y probablemente sea ahí donde grabemos en el futuro.

Tamikrest7

¿Cómo habéis vivido la reciente intervención militar de Francia y qué visión tenéis del integrismo religioso que ahora mismo asola la zona de la que provenís?

A partir de enero de 2012 empezó el Movimiento por la liberación del Azawad, y en marzo de 2012 una serie de grupos islamistas que ya residían en el desierto desde hacía 10 años aprovecharon esta revolución para crear desorden. Tras esto, han venido grupos islamistas desde distintos puntos aprovechando este caos para imponer la ley Sharia sobre nuestro territorio.  En medio del caos han aprovechado para reclutar gente y acabar tomando ciudades como Toumbuctú.

Los Tuareg no queremos entrar en esa dinámica, nos repugnan las masacres civiles y sentimos que el país ha caído en manos de terroristas. Es una situación extremadamente tensa y difícil la que se está viviendo en el desierto, bajo la ley que han impuesto estos terroristas.

De junio a enero ha habido una intervención por parte de los franceses, lo que plantea un nuevo problema. Por una parte está bien, porque impide el avance de la amenaza terrorista, pero el objetivo de la armada de Mali es aprovecharse para cebarse con los Tuareg, llevando a cabo atropellos terribles con la excusa de que fueran terroristas, acosándoles y maltratándoles ya fuera por el color de su piel, o la ropa que llevasen.

En los años noventa el pueblo tuareg ya tuvo muchos problemas, y los que suceden hoy no se han gestado en los últimos meses, si no que vienen de muy lejos en el tiempo. ¿Cuál es el período de paz más largo que habéis vivido y cuándo fue?.

Siempre hemos sido un pueblo sin derechos en nuestra propia tierra, sin tener los mismos derechos que tenían los ciudadanos malienses no tuaregs. No hemos tenido acceso a hospitales, ni a servicios sociales. Nuestros hijos no han ido a escuelas.

Nunca hemos conocido un período de paz. No lo recuerdo.

Tras la entrevista, Tinariwen hicieron un fantástico concierto en el que dejaron bien claro que la música que tocan estas bandas, ante todo, es rock’n roll. Por lo que su lugar en esta clase de entornos está plenamente justificado. También dejaron claro que, si Tinariwen son los líderes y mentores, ocupan un puesto muy merecido. Son los padres y los que mejor lo hacen aún hoy día.

El nuevo disco de Tamikrest, “Chatma” será publicado por Glitterhouse el 13 de septiembre de 2013. Aquí el trailer del disco, en palabras de su sello, “The album is filled with sober reflection, moral indignation, musical experimentation, cultural celebration and the kick of rock and roll”:

Y su nuevo single, “Imanin bas zihoun”:

A quien le apetezca tirar del hilo de la música africana, este programa de Retromanía le alegrará la mañana.

Para profundizar, la primera parte del libro de Andy Morgan, experto en la música y cultura maliense, “Music, Culture and Conflict in Mali”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s