miscelánea

Melange “Viento Bravo”

He tenido el gran gusto de cruzar unas cuantas ideas con ellos, y montarles un textito para su formidable segundo disco.

melange

“Melange son cinco viejos amigos haciendo música juntos en una habitación. Un proceso creativo que puede parecer arcaico hoy día es, más bien, todo lo contrario, ya que las circunstancias actuales necesitan urgentemente recobrar el valor del encuentro humano. La música es un hecho social, y la honradez de una práctica en común así manifestada, algo a enarbolar, incluso como arma de autodefensa frente al desamparo. Transmiten la sensación de colectivo: portada, grabación, diseño del disco, materiales promocionales, en todos ellos colaboran personas cercanas a la banda.
“Viento Bravo” deja claro que no es un disco de música solitaria, en ella se siente la temperatura cálida de la familiaridad, y también la custodia de la comunidad frente la presión del molde, del mercado del pop o de la maquinaria cultural. Es “la familia que toca junta”, de la que hablaban Spirit; son peña y están haciendo barrio. Es la lealtad del lobo a su
manada nunca domesticada.
Al igual que pasa con Spirit, a Melange les diferencia su mezcla de influencias, que es la natural de quien escucha mucha música con empatía, y no la de quien se hace un traje a medida. Lo fundamental aquí es la función que ejerce ser abierto de mente. La cultura no se hace excusa para el ejercicio de estilo, sino otro arma de autodefensa y
herramienta de construcción al mismo tiempo; hace fuerte, edifica personalidad. Cuando, sobre figuras tan esenciales y diferentes como Quicksilver Messenger Service, Arthur Verocai, Popol Vuh, Stereolab, Soft Machine, Edu Lobo, Fairport Convention o Can integran los sonidos sin autor de las músicas folk mediterráneas, del Medio Este, el norte de África o Mali, el resultado suena completamente natural.
Se sitúan dentro de una tradición de músicos liberados que en su obra han conjugado la contención y el experimento, lo heredado y lo innovador, lo riguroso y el humor. Llanamente practican sus costumbres, creencias y canciones que, sin perder carácter
popular, se confirman como un folclore propio, móvil y en evolución, que se resiste a la fosilización o el retro.
Melange funciona por absorción, no por reproducción.
Para su segundo disco, repiten producción con Carlos Díaz Requena en los estudios Gizmo 7 de Motril. Grabado en pocos días con previos analógicos y registrado sobre cinta de 24 pistas, con pocas tomas y la mayor parte en directo, confirman su determinación de sinceridad estructural, pero también que, de su compenetrada interacción, surge música compleja pero ya bonita. También evidencian que el abuso
ornamental es exceso de equipaje. En “Viento Bravo” la destreza instrumental no es exhibicionismo, es abundancia de recursos, poder moverse ágilmente por el mapa musical de sus integrantes. Sirve para hablar mejor, expresarse bien y argumentar, para tener lenguaje y voz propios. Su huida siempre nómada de lo obvio parte de la búsqueda de lo oculto, del descubrimiento y de la sorpresa, pero también del proyecto contracultural y colectivo de iluminar lo oscurecido, de transformar las energías negativas que nos rodean en
resultados luminosos a través de la metamorfosis que tiene lugar en el local de ensayo. Son desertores de lo evidente que buscan hacer más visible lo apartado. ”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s